Cursos disponibles

El libro de Jubileos es un recuerdo de hechos revelados a Moisés durante los cuarenta días que pasó en el Monte Sinaí (Ex 24,18). En su primer capítulo Dios describe la apostasía y la última restauración de su pueblo que tendrá lugar en el futuro. Los siguientes capítulos (2-50) continúan una extensa revelación a Moisés por parte de un ángel. 

El ángel le narra Moisés la historia de humanidad previa y la subsecuente historia del pueblo elegido. El auto siguió los lineamientos de la historia de Israel aportando en génesis y los primeros capítulos del Éxodo. En su labor de recontar la historia bíblica condensa, omite, amplía, explica, suplementa, y otras veces radicalmente corta los episodios bíblicos. El libro de Jubileos fue tomado como escrito sagrado en muchas comunidades cristianas de los primeros siglos, y aún hoy, es parte del canon de la iglesia ortodoxa etíope.

Dr. Edesio Sáchez

Profesor titular

Diversas investigaciones demuestran que tan sólo entre un 7 y 16 % de los hombres golpeadores representan un tipo de personalidad patológica: no se arrepienten y hasta reivindican la violencia que ejercieron. 

Están también los llamados violentos cíclicos, principalmente trataremos de este grupo en el curso. solamente para que estos varones acepten las responsabilidades es necesario un trabajo de varios meses. Inicialmente puede que el uso de la fuerza se reduzca, pero la violencia sexual y económica es más fácil de desandar. Socialmente el ejercicio de poder del varón está bien visto a la sociedad machista y patriarcal. existen también factores psicológicos que necesitan ser tratados.

En este curso abordaremos algunas experiencias de acompañamiento a hombres que ejercen violencia, así como también, historias en las que abandonaron dichas prácticas. Compartiremos cómo una iglesia u ONG cristiana puede abordar un acompañamiento guiada por profesionales en el tema y generar un trabajo de abandono de prácticas y superación de la violencia en el hombre que la ejerció.

La iglesia tiene que estar preparada para darse cuenta de las características que tiene una familia donde hay ejercicio de violencia. Es importante que acompañemos, que podamos tener espacios donde estas mujeres puedan acudir a pedir ayuda. La iglesia no sólo tiene las herramientas para romper los silencios de la violencia sino que tiene la obligación de llevar una educación pacífica a la familia. Cuando una mujer está en una situación de violencia siente mucha soledad y la iglesia puede ser ese sostén que necesita para salir de la problemática. La violencia, además, deja a las víctimas sin palabras y la iglesia debe ser aquella que ponga palabras en la boca de las mujeres y que les enseñe a defenderse y a dejar de re-victimizarse. En este curso estaremos aprendiendo sobre esta terrible problemática, y sobre las maneras de acompañarlas en el proceso de su sanidad compartiendo testimonios de mujeres que salieron de la violencia, así como también, del estudio teórico y práctico sobre el tema".

El noviazgo es un período que debe servir para el conocimiento y la construcción de la relación de pareja. En este tiempo cada uno pone en juego no solo técnicas de seducción hacia la otra persona, si no que también despliega los hábitos y comportamientos que se aprendieron en la familia de origen. Cuando hablamos de violencia nos referimos a una conducta aprendida que busca ejercer el control sobre la otra persona, basándose en una asimetría de poder y desconociendo los derechos y las diferencias de manera crónica. Uno de los mitos de amor romántico es pensar que nuestro amor salva o que mágicamente puede hacer que una persona cambie, lo cual lleva muchas veces continuar con noviazgos que son dañinos. la prevención de violencia en el noviazgo es fundamental para advertir acciones y buscar formas en que la pareja siga lastimándose.

Es imprescindible saber cómo ayudar en esta etapa de construcción de la relación para que sea saludable para ambos integrantes. En este curso aprenderemos a reconocer los indicadores que se presentan en un noviazgo violento y a como trabajar para prevenirlos.

El curso busca acercar a las y los participantes a un entendimiento más amplio de la violencia de género dentro del marco de las manifestaciones de violencia y poder. Se explorará la legitimación de esta violencia desde los mandatos religiosos, analizando sus procesos de confirmación y reforzamiento. 

Las y los participantes tendrán acceso a los resultados de un reciente estudio entre mujeres cristianas líderes que con sus historias de vida retratan lo que pueden ser considerado una epidemia de violencia y silencio cómplice desde sus propios contextos de familia y comunidad de fe. Finalmente, estaremos explorando en la narrativa de los Evangelios a Jesús como paradigma de denuncia y modelo de intervención de las formas de violencia de su tiempo.


Mg. Karina Vargas

Profesora Titular


Algunas ideas vinculadas a este curso son: no es posible desarrollar incidencias públicas desde lo profético si ella se conduce desde el liderazgo institucional distante a los afectados por los sistemas y culturas que generan violaciones de los derechos. En ese sentido, las iniciativas contra la corrupción deberían contribuir a la visibilidad y el empoderamiento de los rostros y voces de nuestros hermanos y hermanas que sufren las consecuencias de los sistemas de corrupción. Al mismo tiempo, esta perspectiva de acción pastoral nos invita a pensar que el quehacer teológico no puede ser tal sino incorpora en su acción pública la ética de la alteridad, esta implica colocar en la agenda pública el reconocimiento de las demandas y los derechos de aquellos sectores históricamente negados, excluidos y silenciados.

Rolando Pérez
Ruth Alvarado

La relación pobreza, las inmigraciones y la misión cristiana necesitan ser repensadas a la luz de la creciente migración de personas a diferentes países de América Latina. No hablamos ya solamente de migraciones hacia los Estados Unidos o Europa, sino desde países latinoamericanos a otros países latinoamericanos. Las circunstancias, las condiciones, las experiencias psico-sociales del inmigrante y aún las lecturas de dicha realidad son diversas, muchas de ellas lamentablemente bastante discriminatorias y excluyentes. 

El discurso cristiano sobre las migraciones, a pesar de formar parte de la realidad de mundo bíblico, necesita fortalecerse y madurar. Eclesiologías y discursos integrales no son suficientes para forjar nuevas realidades donde todos, especialmente los más vulnerables, sean actores vitales en la vida de las mismas. Dejar a Dios crear nuevas realidades es un desafío que pensamos plantear en este curso desde experiencias y perspectivas diversas.

Las perspectivas sobre Misión Integral están siendo replanteadas una y otra vez a la luz de su naturaleza contextual. Sin embargo, en algunos casos, también ha sufrido lo que otras escuelas misionológicas han pasado con el correr de los años: su fosilización y/o distorsión en el uso de su terminología.
En estos años más recientes quienes vienen reflexionando sobre la Misión Integral lo hacen desde perspectivas de Incidencia Pública, es decir, abiertos a la sociedad y a iniciativas no religiosas.  La incidencia pública, teológicamente hablando, asume el obrar del Espíritu de Dios desde lugares diversos entre los cuales la iglesia se suma como seguidora de Jesús.
Así, se procura romper con la tendencia asistencialista que suele establecerse desde y en pro del status quo contraponiéndose, inclusive a  iniciativas sociales, y dentro de ellas algunas eclesiales, que buscan generar condiciones de vida semejantes a las propuestas por Jesús en el concepto reinado de Dios.

Mg. Harold Segura
Profesor Titular

Novedades

(Sin novedades aún)